Ok, quizá no hoy, pero ayer, 23 de septiembre, una de las compañías que más memorias nos ha dejado, Nintendo, cumplió nada menos que 125 años. Una buena cantidad de años. Como se imaginarán la compañía japonesa no comenzó ni remotamente relacionada con la tecnología, aunque sí de cierta forma con los juegos.

En 1889 se fundó la empresa, entonces llamada Nintendo Koppai, por Fusajiro Yamauchi. La empresa comenzó a manufacturar y distribuir un antiguo juegos de cartas japonés, llamado Hanafuda (todavía se conservan algunas copias). No fue hasta 1975 cuando sucesivos viajes a Estados Unidos le abrieron la mente a los dirigentes y decidieron probar su suerte en el cada vez más lucrativo mercado de los videojuegos.

Por cierto, su primer logo fue este:

nintendo logos 10 Nintendo cumple 125 años

Ni Mario, ni Donkey Kong; Nintendo debutó en el mercado con un juego llamado “Computer Othello” en su, también, primera consola, la Color TV-Game. Digamos que en el departamento creativo no andaban sobrados. Luego, en los 80s, fue cuando la compañía basada en Kyoto creó sus primeras obras maestras: Donkey Kong, Mario, por decir algunos.

Luego saltamos a los 90s, mi época favorita porque fue cuando tuve mi Super Nintendo, mi primera consola. Honestamente no me acuerdo mucho, porque mi memoria todavía estaba borrosa por la post-lactancia y esas cosas, pero sí recuerdo que fue en un partido de fútbol contra Bélgica (cuando no lo conocía su mamá) que perdí y terminé tirando el control. Hasta ahí llegó el Super Nintendo, que años más tarde dio paso a la segunda y última consola que tuve, la Nintendo 64. Ufff, que manera de abusar esos controles. Digamos que su esperanza de vida en mi casa no pasaba del par de meses.

Ahora solo quedan esos recuerdos y la posibilidad de darse un regalo vintage. Puede que haya emuladores muy avanzados, pero nada reemplaza la sensación de tener una consola. Viendo anuncios clasificados es posible encontrar alguna que otra olvidada.

Hace un tiempo encontré unas GameBoy Color que habían sido dejadas en un almacén en Turquía y estaban en su envoltorio tal y como estaban hace 15 años. Obviamente las vendían a precio de oro, pero nunca está de más buscar de vez en cuando algo que nos transporte a tiempos más simples.

Para los interesados: Acabo de comenzar mi nuevo blog personal, esta vez con un nombre más pronunciable (más o menos): La Fraternité.

Y no es que sea un secreto, pero al menos es bueno confesarlo.

Mi primer cuento con portada  y decentemente presentado emoticon surprised La Manzana Gravitacional

¡Síganme los buenos!

Les llamó cuentos punk porque claramente no es literatura “bonita”. Son agresivos, ridículos y bizarros (en su definición francesa, o sea, “raro”). Contienen algunos chilenismos.

Leer el resto del artículo »

1 de 19312345...1020...Último »